Educación emocional

Educación emocional

“Pienso, luego existo”. Durante siglos la educación se ha centrado en el desarrollo cognoscitivo de las individuos y ha sido lo que ha ajustado los esfuerzos de todos los programas educativos que conocemos. Parece que lo que nos hace humanos es la razón, el pensamiento; sin embargo, todos experimentamos en nuestras vidas que la razón no siempre cambia en nosotros aquello que queremos dejar de hacer. Hay autores que afirman: “la emoción decide, la razón justifica” (Aguado, 2015).

La educación emocional es un proceso educativo, continuo y permanente, que pretende potenciar el desarrollo de las competencias emocionales como elemento esencial del desarrollo humano, con el objeto de capacitar para la vida y con la finalidad de aumentar el bienestar personal y social (Bisquerra, 2000).

A la hora de implementar la educación emocional en la escuela debemos tener en cuenta que no es una metodología sino un programa con contenidos que trabajar todos los días y a lo largo de toda la escolarización de un alumno, ya que afecta a su configuración como persona.

ASPECTOS CLAVE DE LA EDUCACIÓN EMOCIONAL EN UN CENTRO MARISTA

 

Referencias bibliográficas:

Aguado, R. (2015). La emoción decide y la razón justifica. Madrid: EOS

Bisquerra, R. (2000). Educación emocional y bienestar. Barcelona: Praxis.